Lectura de música escrita para instrumentos transpositores (I)

Al leer música escrita para un instrumento transpositor debemos tener en cuenta que las notas reales producidas no son las mismas que aparecen escritas. Para poder determinar la nota real debemos conocer el intervalo que transporta el instrumento. Tomemos la trompeta en si bemol como ejemplo.

En la tabla de la sección anterior vimos que la trompeta en si bemol transporta un segunda descendente. Esto quiere decir que lo que toque va a sonar una segunda mayor más grave. Si el trompetista lee una melodía en do mayor, el efecto será que escucharemos la melodía tocada una segunda mayor más grave, o sea, en si bemol mayor.

Por ejemplo, la siguiente melodía interpretada por una trompeta en si bemol:

sonaría así al ser tocada:

De ser tocada por una trompa en fa, que transporta una quinta descendente, la tonalidad resultante sería fa mayor y escucharíamos la melodía una quinta más grave:

© 2008 José Rodríguez Alvira. Publicado por teoria.com


  

Buscar   •    ¡Escríbanos!