Inversión a la duodécima en la fuga BWV 885

Luego de la exposición, un breve episodio (compases 18 a 19) nos lleva a una presentación del sujeto en el tenor y el contrasujeto en el bajo en los compases 20 a 24:

Otro corto episodio nos lleva a la primera inversión a la duodécima en el compás 28. Note como la voz del tenor - usando fragmentos del contrasujeto - dobla en ocasiones al contrasujeto de la soprano en terceras:

Corroboramos que es una inversión a la duodécima al examinar los intervalos que resultan de la inversión. Comparemos los compases 28 y 29 con los compases 9 y 10 (este pasaje continúa por dos compases adicionales pero los primeros dos compases son suficientes):

Vemos que los intervalos de octavas de los compases 9 y 10 se convierten en quintas al invertir. Los intervalos de tercera siguen siendo terceras y el intervalo de sexta invierte en una séptima. La tabla de inversión a la duodécima prueba que estamos ante una inversión a la duodécima (oprima aquí para una explicación más detallada sobre contrapunto invertible):

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1

Podemos corroborarlo también al ver que la voz inferior del compás 9 pasa a la voz superior en el compás 28 subiendo una octava. Sin embargo la voz superior baja solamente un quinta lo que equivale a la inversión a la duodécima. Otra forma que se usa para corroborar el tipo de inversión es sumar los intervalos en que se mueven las voces: 5 + 8 = 13, restamos 1 a 13 y obtenemos el tipo de inversión: 13 - 1 = 12.

©2011 José Rodríguez Alvira. Publicado por teoria.com


Twittear  Seguir a @teoriaEsp  
  teoria.comenGoogle+

Buscar   •    ¡Escríbanos!